Unlimited WordPress themes, graphics, videos & courses! Unlimited asset downloads! From $16.50/m
Advertisement
  1. Computer Skills
  2. Word Processing

Más allá de Calibri: Selección de tipos de letra para que tus documentos brillen

Read Time: 16 mins

Spanish (Español) translation by Esther (you can also view the original English article)

El contenido es el rey, no cabe duda. Pero la presentación juega un papel muy importante en la forma en que percibimos ese contenido, y por eso diseñamos nuestras aplicaciones y sitios web con tanto cuidado.

Sin embargo, esa misma atención suele estar ausente en nuestros documentos, ya que mucha gente recurre a las opciones tipográficas por defecto. Dedicar algo de tiempo a tomar decisiones informadas sobre la tipografía de tu documento puede elevar el impacto de cualquier escrito.

Te hemos enseñado muchas formas de hacer grandes documentos en Word, Google Docs y Pages, pero sin una buena elección de tipografía, tus documentos nunca serán lo mejor que podrían ser. Por eso, en este tutorial, me gustaría ofrecerte algunos puntos de partida para seleccionar buenos tipos de letra que te ayuden a dar vida a tu contenido escrito.

Tipos de letra vs. Fuentes

Cualquier debate sobre la tipografía debe comenzar con una aclaración. Los dos términos que estás acostumbrado a ver, fuente y tipo de letra, no son intercambiables.

Una fuente es un archivo. Es el archivo .OTF o .TTF que se encuentra en el ordenador y que se instala y utiliza para representar el texto en un programa informático. En la época de la tipografía impresa, un tipo de letra era una variante específica de la familia tipográfica (la variante itálica de la Helvética, por ejemplo).

Un tipo de letra es el elemento tipográfico propiamente dicho que se representa con la fuente. Describe toda la familia de fuentes que componen una obra tipográfica.

En términos musicales, la fuente es el archivo .MP3 y el tipo de letra es la canción real.

¿Tiene esto mucha importancia? La verdad es que no. Algunos tipógrafos de la vieja escuela se opondrán al uso de "fuente" donde "tipo de letra" es más apropiado, pero sospecho que su ira no te molestará mucho.

Menciono la distinción aquí solo porque la mayor parte de lo que estamos discutiendo en este artículo es una mirada de alto nivel en la elección y el emparejamiento de los tipos de letra; el archivo de fuente real que se utiliza no es el punto.

Volviendo a la metáfora musical, estamos hablando de cómo hacer una gran lista de reproducción, no de si es mejor mantener tu colección de música en MP3 o FLAC.

Clasificación de los tipos de letra

No es necesario conocer a fondo la clasificación de los tipos de letra para utilizarlos mejor.

Si te interesa, hay muchos recursos excelentes disponibles para introducirte en el mundo de las familias tipográficas y su historia. No es Juego de Tronos, pero es una parte fascinante de la teoría del diseño.

En su lugar, nos limitaremos a lo básico: los tipos de letra se clasifican en general como serif o sans serif. La diferencia radica en el final de los trazos de cada carácter.

La diferencia entre los tipos de letra serif y sans serif radica en los extremos de sus formas de letra.

Un tipo de letra con serif tiene pequeños elementos que sobresalen y que tienden a dar a cada carácter una forma más compleja. Las fuentes con serif se consideran generalmente más fáciles de leer, ya que las serif sirven de lubricante visual, guiando los ojos a través de las formas de las letras con mayor suavidad.

Un tipo de letra sin serif no tiene estos elementos extendidos, lo que hace que las letras tengan un aspecto más austero y puro. Este aspecto está de moda en la actualidad, especialmente en la tipografía web, y es apreciado por su postura minimalista y asertiva en una página.

Selección de tipos de letra mediante fuentes del sistema

La elección del tipo de letra tiene que ver con la presentación del contenido de la forma más adecuada. Los artículos largos tienen requisitos estéticos diferentes a los de los folletos, y también hay que tener en cuenta el medio en sí, la impresión o la pantalla.

Una de las consideraciones más importantes a la hora de diseñar un documento es la arquitectura de la información: presentar el contenido de forma que transmita claramente su estructura y jerarquía. Las elecciones tipográficas inteligentes pueden ayudar a que este andamiaje parezca sin esfuerzo.

Antes de adentrarnos en el profundo (y a menudo costoso) mundo de las fuentes profesionales, veamos lo que podemos conseguir utilizando las fuentes que vienen por defecto en nuestros ordenadores.

Mucha gente elige el tipo de letra a partir de los títulos, pero la tipografía se establece mejor de dentro a fuera: el cuerpo del texto.

1. La fuente del cuerpo

No importa lo que estés redactando, el cuerpo del trabajo va a tener la mayor cantidad de palabras. La forma de presentar esas palabras es el núcleo de la experiencia que tendrá nuestro público en el documento, así que tiene sentido seleccionar una fuente para el cuerpo antes que cualquier otra cosa. En este caso, nuestro principal objetivo es la legibilidad, es decir, la facilidad con la que los ojos absorben la información.

Tradicionalmente, el cuerpo del texto se ha redactado en una fuente estándar con serif como Times New Roman. Es eminentemente legible, no llama excesivamente la atención y es lo suficientemente neutra como para ser adecuada para casi cualquier tema.

Lo familiar y lo estacionario: Times New Roman

El problema con Times New Roman es que tiene un aspecto dolorosamente genérico tras décadas de uso por defecto. Por suerte, hay muchas fuentes de sistema en las máquinas modernas, y podemos apelar a algunas de ellas para que nuestros documentos brillen sin tener que comprar fuentes profesionales.

Baskerville es un sustituto común de Times New Roman, que ofrece un aspecto más delgado y algo más anticuado.

Más fina y de aspecto más clásico es la Baskerville.

Georgia es una alternativa de aspecto moderno, con líneas fuertes y caracteres altos que tienen un aspecto excelente, aunque un poco soso.

Georgia es un tipo de letra atractivo y sin complicaciones, adecuado para muchas funciones.

Si estás trabajando en algo para imprimir, vale la pena probar Garamond.

Más presente que Baskerville y más interesante que Georgia, Garamond es una opción tipográfica muy común.

Si tienes un Mac, una de mis fuentes favoritas para el cuerpo de texto es Hoefler Text. Combina la presencia de Georgia con un poco más de personalidad y queda muy bien en la mayoría de los contextos.

Una de las fuentes más atractivas del sistema es Hoefler Text.

Hablando de personalidad, Palatino es otra opción común, y una que sirve como cuerpo de texto en muchas de las plantillas de las aplicaciones de procesamiento de textos. Es un poco menos densa y un poco más angular que la Hoefler Text.

El Palatino suele ser el preferido por los estudiantes para las redacciones y los informes.

Cuando se trabaja en un documento que necesita un aire más contemporáneo, puede ser mejor elegir un tipo de letra sin gracias para el cuerpo del texto. En estos casos, la querida Helvetica (o su clon de Microsoft, Arial) suele ser la primera opción.

Si te gusta la Helvetica, al menos pásate a su reelaboración contemporánea, la Helvetica Neue, que es una versión pulida y ajustada que se ve mejor en más situaciones, especialmente en las pantallas.

La legendaria Helvetica no necesita presentación. Aquí la vemos en su forma "Neue".

En Windows, merece la pena considerar la relativamente nueva familia de fuentes Segoe. Segoe es la versión de Microsoft del diseño clásico de Frutiger, y ofrece las mismas formas atractivas de las letras y la misma legibilidad: Microsoft la ha elegido como su fuente de interfaz por defecto para la mayoría de los productos.

Segoe es una sans serif muy atractiva y con mucho alcance gracias a su similitud con el diseño clásico de Frutiger.

Si estás dispuesto a partir de ahí, Optima es un tipo de letra sans serif para Mac que tiene la inusual propiedad de parecer casi una serifa. Es un tipo de letra dinámico, que funciona mejor en situaciones en las que se desea la sensación de contemporaneidad de una sin gracias sin sacrificar la legibilidad de las gracias.

Optima, una sin gracias de aspecto algo extraño y muy dinámico, está casi camuflada como una cara con gracias.

Uno de los verdaderos clásicos es otra fuente del sistema: Gill Sans. A menudo utilizo Gill gracias a su elegancia y a su habilidad en múltiples escalas. Tanto si el texto es grande como si es pequeño, Gill Sans lo representará limpiamente, y como viene con una gran variedad de pesos (Negrita, Ligero, Seminegrita, etc.) es muy versátil.

Gill Sans es una cara muy distintiva, con formas de letras pequeñas y un aspecto ajustado y conciso.

2. Títulos y subtítulos

Una vez que el cuerpo de texto tiene el aspecto que debe tener, el resto fluye de forma más natural. La siguiente tarea es emparejar el texto del cuerpo con un tipo de letra para el encabezado que lo complemente y equilibre bien el diseño.

Una de las combinaciones más famosas es la de Helvetica Neue como fuente de encabezamiento y Garamond para el cuerpo de texto. Se trata de un binomio omnipresente que funciona muy bien en la impresión

Lo más probable es que hayas visto este tipo de emparejamiento muchas veces.

Otra combinación excelente es Gill Sans, o la más moderna Avenir (otro tipo de letra del sistema) como fuente de encabezamiento, mientras que Hoefler Text presenta el cuerpo.

Los subtítulos suelen compartir el mismo tipo de letra que los títulos principales, pero con un tamaño de letra menor. Esta es una buena manera de manejar unos pocos niveles de encabezados, pero si la jerarquía de su documento incluirá múltiples niveles de subtítulos, es una buena idea hacer ajustes adicionales.

Para facilitar aún más la distinción visual, los subtítulos más pequeños pueden tener un color diferente, o utilizar una fuente en negrita, o mostrarse en minúsculas en lugar de en mayúsculas.

Principios de emparejamiento

El instinto natural es utilizar un tipo de letra completamente diferente para los títulos y para el cuerpo del texto. Esto suele ser una buena idea, pero no es necesario y, de hecho, uno de los errores más comunes que cometen los aficionados novatos a la tipografía es intentar incluir demasiados tipos de letra en un proyecto determinado.

Una buena regla general es que casi nunca deberías utilizar más de tres tipos de letra diferentes en un proyecto. La disponibilidad de diferentes tamaños, pesos y opciones de espaciado para cualquier tipo de letra significa que se puede sacar mucho provecho de un solo tipo de letra.

Hemos dedicado todo un tutorial a los principios de emparejamiento tipográfico, así que si le interesa la teoría que hay detrás de la combinación de tipos de letra, no busque más.

Fuentes profesionales

Si te tomas en serio la presentación de tus documentos, inevitablemente llegarás a un punto en el que tendrás que quitarte las ruedas de entrenamiento y estudiar la posibilidad de comprar y utilizar fuentes profesionales.

Cuando se habla de fuentes profesionales, es importante tener en cuenta que hay algo más en una fuente "profesional" que simplemente obtener un diseño que no está disponible en tu sistema por defecto. Lo que diferencia a las fuentes profesionales de las estándar es la calidad.

En términos tipográficos, la calidad puede significar varias cosas, que van desde un interletraje preciso, a una amplia selección de pesos, a la disponibilidad de más caracteres (alfabetos extranjeros, caracteres alternativos, amplio soporte de puntuación y glifos matemáticos, etc.), a la presencia de ligaduras y otros detalles similares.

Definición: El kerning es el término tipográfico que designa el espaciado de las letras. Las fuentes correctamente kerned tienen distancias uniformes entre los caracteres y amplios retoques para garantizar que cualquier combinación de letras parezca equilibrada.

Gratuito vs. Pago

Como sucede con la mayoría de las cosas, uno obtiene lo que paga. Hay un enorme número de fuentes gratuitas disponibles en Internet, y aunque esto es conveniente para añadir rápidamente un nuevo sabor a su paleta, los inconvenientes se vuelven problemáticos.

La mayoría de las veces, las fuentes gratuitas solo vienen en un peso. Suelen tener un kerned deficiente, dejando antiestéticos huecos entre los pares de letras.

Utilizar un recurso de confianza como Google Fonts puede ayudarte a encontrar opciones tipográficas gratuitas de mayor calidad, como Open Sans. Esta magnífica fuente sin gracias es una de las más utilizadas en la web moderna, y sus cinco pesos y diez variantes la convierten en un tipo de letra versátil y capaz de adaptarse a muchos casos de uso diferentes.

La familia Roboto, Lato, Source Sans Pro y Ubuntu son otros ejemplos de opciones de fuentes gratuitas de calidad.

Sin embargo, son la excepción a la regla. La mayoría de los archivos de fuentes gratuitas están notablemente menos pulidos.

Fuentes premium para los negocios y el placer

El mundo de los tipos de letra de pago es gratificante. Aunque los mejores son caros, su flexibilidad y calidad permiten adquirir un único paquete de gran calidad y satisfacer la mayoría de las necesidades básicas.

Por ejemplo, el catálogo de Hoefler & Co. representa quizás la cima del diseño tipográfico. Whitney y Ideal Sans se encuentran entre las más bellas sin serif polivalentes que existen.

Whitney: una de las mejores serif sanas jamás diseñadas.

Del mismo modo, Mercury, la majestuosa Requiem, e incluso la conocida Hoefler Text (¿recuerdas a nuestra amiga la fuente del sistema? ¡Los pesos básicos de Hoefler fueron autorizados por Apple para su uso en Mac System 7!) son ejemplos de diseño de fuentes con gracias en su máxima expresión.

Como la mayoría de los diseños de Hoefler, Mercury es increíblemente flexible y se adapta cómodamente a muchos contextos.

Además de ofrecerse con una asombrosa cobertura de caracteres (incluyendo versalitas nativas, fracciones y acentos extendidos para los alfabetos latino, griego y cirílico), una familia tipográfica como Whitney cuenta con no menos de seis pesos y más de cincuenta estilos individuales.

Fuera de la obra de Hoefler, encontramos otros tipos de letra impresionantes como Proxima Nova, Brandon Grotesque y Avenir Next Pro con una profundidad similar. Muchos de ellos están disponibles en Typekit de Adobe, que te permite utilizar los tipos de letra en tu sitio web y descargarlos para usarlos en tu ordenador.

Equipados con una o dos de estas excepcionales familias tipográficas, abrimos todo un nuevo mundo de opciones de diseño de documentos que pueden hacer que cualquier escrito tenga un aspecto excepcional.

Ejemplo de diseño: La belleza de las fuentes del sistema

Ahora que estás familiarizado con algunas de las opciones, te mostraré un documento de ejemplo que configuraremos para la impresión y la web.

Para que quede claro que no es necesario recurrir a fuentes profesionales para conseguir un documento de gran aspecto, nos limitaremos a utilizar únicamente fuentes del sistema.

El aspecto por defecto

En este ejemplo, tengo una historia corta de la que me gustaría producir un libro electrónico. Estoy usando Pages en un Mac, pero los mismos principios se aplican independientemente del software que tengas.

Colocar el texto en Pages utilizando su plantilla de página en blanco por defecto tiene un aspecto excesivamente soso, como cabría esperar.

Ronca... ¡hagamos esto más interesante!

Aunque los preajustes de estilo de la plantilla por defecto nos permiten definir la jerarquía visual, el hecho de que todo esté en un tono apagado de Helvética hace que la presentación sea aburrida.

Paso 1: Texto del cuerpo

La primera parada es, por supuesto, el cuerpo del texto. Como se trata de una historia y, por lo tanto, tendrá mucho texto, es una buena idea ponerlo en un tipo de letra con serif. Como mencioné antes, una de mis fuentes favoritas del sistema es Hoefler Text, así que la usaré.

Debido a la forma en que las Serifs conectan los caracteres, los párrafos de las fuentes Serif con espaciado por defecto tienden a parecer demasiado densos. Para corregirlo, suele ser mejor fijar el interlineado en 1,2 o 1,5, si no más. Esto permite una clara separación entre líneas y facilita el seguimiento por parte de nuestros ojos.

En mi ejemplo, he fijado el espaciado en 1,4 y también he aumentado el tamaño de los puntos desde el 11 por defecto a un 13 ligeramente más legible.

Desde la escuela, probablemente estás acostumbrado a poner todo en un tamaño de 12 o incluso de 10. Estos tamaños son apropiados para los materiales impresos, pero en la web y para el consumo en pantalla en general, a menudo es preferible establecer el tipo en tamaños de 14 o más.

Esto sirve para el doble propósito de ayudar a que el texto siga siendo legible en una pantalla, mientras que también cambia su apariencia para ser menos un "muro de texto" que podría disuadir a los visitantes. La capacidad de atención es escasa en Internet.

Como el primer párrafo es una cita introductoria, lo he puesto en cursiva y lo he agrandado ligeramente. También he puesto las primeras palabras del capítulo en versalitas (la fuente del sistema Hoefler Text no tiene en realidad una variante de versalitas, así que he tenido que fingirla bajando el tamaño de punto y aumentando el peso).

Llegando allí...

Ahora tengo que hacer algo con esos títulos, que parecen fuera de lugar en este momento.

Paso 2: Títulos

Resulta tentador utilizar una sans serif para los encabezados aquí para maximizar el contraste, pero de nuevo, la prioridad es la armonía.

Así que en lugar de cambiar de tipo de letra, simplemente he modificado nuestro viejo amigo Hoefler Text. El título utiliza un tamaño de punto de 35 y está configurado en el peso "negro", y los subtítulos de los capítulos son los mismos, salvo que el tamaño de punto es de 18.

En este caso, mi texto cuenta con una línea adicional de descripción del capítulo, y en lugar de trabajar en exceso con Hoefler Text, he optado por poner esta línea en un tipo de letra sans serif, concretamente la distintiva Optima.

Aunque es lo suficientemente diferente como para hacer el trabajo, para llamar realmente la atención sobre esta importante línea, también he cambiado el color del texto a un rojo oscuro; esto da inmediatamente al documento en general más dimensión y le da una sensación sofisticada.

Mucho mejor. Ahora parece un documento presentable.

De inmediato, nuestra historia, antes aburrida, ha adquirido un aspecto mucho más distinguido, sin comprometer su legibilidad ni parecer "elegante" porque sí. Y si guardamos estas elecciones de estilo, podremos aprovechar muy fácilmente este aspecto para futuros documentos sin tener que dedicar más tiempo a recrear las cosas.

Y recuerda que no nos hemos gastado ni un céntimo para llegar hasta aquí. Imagínate lo que podrías conseguir cuando te armes con una o dos fuentes profesionales.

Cómo hacer brillar tus documentos

Como ya has descubierto, los documentos de aspecto profesional no requieren que te ciñas a una plantilla, ni que compres fuentes caras si no quieres hacerlo.

Todo lo que se necesita es un poco de cuidado y artesanía.

Crear tus propios estilos tipográficos para los documentos no sólo ayuda a que tu trabajo tenga el mejor aspecto, sino que también lo marca sutilmente como propio; tus elecciones de tipos de letra, tamaño, color y disposición se convierten en una especie de huella dactilar que puede ayudarte a establecer un "aspecto" para todos los documentos que produzcas.

¡Siempre que tengas en cuenta los principios básicos, es decir, la arquitectura de la información, la legibilidad y el uso de tres o menos tipos de letra por documento siempre que sea posible, estarás en camino de mejorar el aspecto de tu próximo documento importante!

Advertisement
Did you find this post useful?
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.