Advertisement
  1. Computer Skills
  2. TextEdit

Descubra el poder oculto de TextEdit

Scroll to top
Read Time: 9 min

Spanish (Español) translation by Andrijana Mitevska (you can also view the original English article)

Hay mucho poder bajo el capó de TextEdit, así que vamos a abrirla y presentarte algunas de las características menos conocidas. Si lo que buscamos es un procesamiento de texto real en lugar de un diseño de documentos, ¿qué funcionalidad realmente esperamos?  ¿El texto tiene problemas con las fuentes, los estilos y la justificación? Checa. ¿Tablas, gráficos e imágenes? Checa. ¿Revisión ortográfica y gramatical? Puedes apostar.


Los basicos

Antes de profundizar en las características más poderosas y oscuras, podría valer la pena analizar algunas de las funciones obvias pero cruciales de TextEdit para aquellos que lo descartaron por completo por no poder hacer nada más que discutir fragmentos de texto sin formato.

Formato de texto

Cambiar los tipos de letra, las fuentes y la justificación es muy sencillo: simplemente abre el menú Formato y va a la ciudad. Además de las opciones de formato principales, también puedes ajustar el kerning, definir ligaduras, cambiar la línea de base, insertar caracteres especiales y alterar los colores.  Si bien la mayoría de estos son accesibles desde el menú Formato, deberás verificar en Editar los caracteres especiales.

Basic Features ShowcaseBasic Features ShowcaseBasic Features ShowcaseEscaparate de características básicas

Aunque quizás sea poco más que un truco para nosotros, los escritores de inglés, hay varios idiomas que harán un buen uso de la función de dirección de texto en la aplicación. Navegar a Formato -> Texto -> Dirección de escritura te permitirá cambiar de nuestra familiar dirección de izquierda a derecha a derecha a izquierda, que es necesaria para la transcripción adecuada de ciertos idiomas.

Y para aquellos que están molestos, como yo, al ver que su texto se desborda por los bordes de su ventana y se extiende hacia el olvido, hágate un favor y presiona Mayús + Apple + W para ajustar el texto a la página.

Gráficos, listas y enlaces

Además de la manipulación tipográfica básica, también puedes hacer uso de la capacidad de TextEdit para producir formato que incluya listas estándar (numeradas o no, con capacidades de anidamiento). Accesible a través del menú desplegable Listas en la barra de herramientas principal, las listas se pueden crear y modificar en un instante.

TextEditTablas

Si lo deseas, también puedes acceder a la ventana de la herramienta Listas desde el área de menú Formato -> Texto, que también es donde debes ir para acceder a las tablas. La ventana de la herramienta Tablas es una interfaz sencilla para definir los parámetros de tu tabla y ajustar cómo se integran en tu documento.

Una última cosa de ese Formato -> Menú de texto: TextEdit admite hipervínculos, por lo que si resaltsa una palabra o frase, puedes definir una dirección usando la opción Enlace y escribiendo o pegando en el destino deseado.


Bajo el capó

Ahora es el momento de profundizar en las características menos obvias de TextEdit y descubrir por qué tiene el potencial de convertirse en tu principal herramienta de edición de texto.

Soporte de medios

Nos adentraremos en las cosas más oscuras señalando alguna otra funcionalidad bastante básica que simplemente no es tan evidente cuando abres la aplicación por primera vez.  Para empezar, como es de esperar de un editor RTF con todas las funciones, TextEdit te permite insertar varias formas de medios en tu documento. Copiar / pegar te permitirá agregar de todo, desde imágenes simples hasta archivos de audio e incluso videos.

Estos últimos aparecen en un reproductor QuickTime integrado y son completamente funcionales. Ten en cuenta que no podrás ajustar el tamaño del medio desde TextEdit, por lo que tendrás que modificarlo para que se ajuste antes de arrastrarlo o pegarlo en tu documento.

Formatos de archivo

Además de los sospechosos habituales (.TXT, .RTF y .HTML), TextEdit también puede abrir y guardar como .OTD (Documento de texto abierto) e incluso .DOC de Microsoft Word y formatos .DOCX más nuevos. No obtendrás la vista de impresión elegante que tienes en algo como Word, pero tendrás acceso completo al contenido real para que puedas hacer un ajuste rápido sobre la marcha, incluso cuando no tengas la aplicación original a mano.

TextEditTextEditTextEditGuardar como...

Las únicas cosas que TextEdit no interpreta de manera confiable son características especiales como tablas de contenido o notas al pie, que a menudo se mostrarán de manera extraña.

Poder de corrección

TextEditDiccionario

Debido a que TextEdit funciona con el motor de edición de texto interno de OSX, tiene acceso al conjunto completo de herramientas de corrección de pruebas. Esto significa la revisión ortográfica y gramatical habitual, así como el diccionario integrado y el tesauro que puedes abrir presionando Apple + Control + D con cualquier palabra debajo del cursor (ni siquiera tienes que resaltarla).

Y, por cierto, ese truco del diccionario también funciona en la mayoría de las aplicaciones OSX, no solo en TextEdit.

Autocompletar texto

TextEditAutocompletar

Siguiendo con las herramientas de corrección de pruebas, también debes tener en cuenta que TextEdit puede ayudarte cuando estás escribiendo al ofrecer un sistema de autocompletar no muy diferente al de tu iPhone.  Para activar esta función bien escondida, simplemente comienca a escribir una palabra y presiona Esc. Inmediatamente, aparece una lista desplegable con todas las palabras en el diccionario de OSX que comienzan con las letras que has escrito.

Utiliza las teclas de flecha para navegar hacia arriba y hacia abajo en la lista, y si hay demasiadas opciones, puedes escribir libremente más letras y simplemente presionar Esc nuevamente para actualizar la lista y reducir tus opciones.

Bastante ingenioso y definitivamente útil cuando tienes prisa.

Estilos

Si echas un vistazo a la parte superior izquierda de la ventana de la aplicación, verás un menú desplegable Estilos con una colección bastante poco interesante de estilos predefinidos. La lista es extremadamente engañosa porque, de un vistazo, es probable que pienses que es solo una forma rápida de acceder a las opciones de negrita y cursiva del texto.  Sin embargo, si eso es todo para lo que lo estás usando, entonces estás ignorando una gran cantidad de poder que es especialmente valioso para documentos de formato más largo.

Básicamente, el menú Estilos te permite definir no solo estilos de texto, sino estilos de párrafos completos, al igual que en tus principales procesadores de texto. Esto significa que puedes configurar la tipografía, el espaciado, la alineación y cualquier otro atributo que necesites y guardarlo como un estilo que luego puedes llamar y aplicar a cualquier texto.  Dedicar algo de tiempo a configurar estilos para el cuerpo del texto, los encabezados y las llamadas puede ahorrarte mucho tiempo de formateo cuando trabaja en documentos grandes.

Por el contrario, si has tomado un texto con estilo de algún lugar y deseas eliminar rápidamente todo el formato, simplemente presiona Shift + Apple + T para borrar todo el formato y convertir tu selección en texto sin formato.

Color de fondo

Esta es una característica rápida pero potencialmente útil que vale la pena mencionar. Además de modificar el color del texto, abrir el menú Fuente también te permitirá cambiar el color del fondo de tu documento a través del cuarto botón de la izquierda en la parte superior de la ventana Fuente.  Por cierto, también puedes agregar sombras a tu texto, lo que realmente puedes hacer que las cosas resalten bien en combinación con el color de fondo correcto.

TextEditTextEditTextEditMenú de fuentes

Discurso

Incluso sin las opciones de accesibilidad habilitadas en tu sistema, una visita rápida al menú Editar -> Voz te permitirá comenzar a que OSX te lea tu documento. Nunca se sabe cuándo necesitas que se lea el documento en voz alta.

El recuento de palabras

De acuerdo, estoy haciendo un poco de trampa con este, ya que técnicamente no está integrado, pero si te falta una función de conteo de palabras antes de que puedas considerar TextEdit como un procesador de texto verdaderamente viable (sé que lo hice), entonces estás de suerte. Un codificador emprendedor ha creado NanoCount, una utilidad simple que se integra en TextEdit y te permite realizar un seguimiento de los recuentos de palabras o caracteres, así como establecer un objetivo de escritura y definir la frecuencia con la que deseas que se actualice el recuento (en caso de que te distraiga tenerlo en tiempo real ).

Apertura rápida

Si mantienes TextEdit en tu dock (que espero que se sientas más obligado a hacer ahora), encontrarás que es excelente para capturar rápidamente fragmentos de texto de la web o de otros lugares.

Simplemente selecciona un bloque de texto de tu navegador o de un documento PDF y arrástralo al icono de TextEdit y aparecerá inmediatamente un nuevo documento que contiene tu texto, incluido su formato original. Esto es increíble para cuando necesitas manipular un texto pero no tienes ganas de esperar a que tu bestia de procesamiento de textos más voluminosa se despierte de su letargo.

Dos puntas terminales

Echando un vistazo al reino realmente avanzado, aquí hay dos trucos rápidos que puedes usar junto con la utilidad Terminal. El primero usa Terminal para permitir que TextEdit abra documentos bloqueados.  Esto puede ser útil cuando necesitas realizar un cambio en un archivo importante del sistema, pero no quieres pasar por la molestia de cambiar los permisos antes de abrir o usar una utilidad especializada.

Antes de ir más allá, no hace falta decir que no debes andar enredados en archivos importantes del sistema bloqueados a menos que sepas lo que estás haciendo; puedes dañar tu sistema de manera seria y permanente. Dicho esto, si sabel lo que estás haciendo, abre Terminal (Spotlight es la forma más fácil de encontrarlo) y escribe lo siguiente:

Una vez que presiones enter, se te pedirá tu contraseña administrativa para ejecutar el comando. La ventaja de utilizar este método es que puedes editar rápidamente los archivos en cuestión sin tener que cambiar los permisos de un lado a otro.  Dado que básicamente todo lo que estás haciendo es dar a TextEdit un nivel de autorización más alto, los permisos de archivo reales permanecen intactos durante todo el proceso, lo que significa que la seguridad de tu computadora nunca falla.

El segundo consejo te permite extraer texto de la Terminal para editarlo rápidamente en TextEdit. En realidad, es muy simple y se puede lograr con solo la siguiente sintaxis:

"Comando" en este caso puede ser cualquier comando de Terminal estándar; puedes probarlo con "ayuda". El texto se puede editar y guardar como desees, lo que resulta útil para depurar secuencias de comandos o modificar la sintaxis.


Conclusión

¡Y eso, damas y caballeros, no es tan humilde TextEdit para tú! Ya sea que decidas o no que es digno de reemplazar tu procesador de texto actual o tu solución de disputa de texto, al menos puedes mirar TextEdit con un respeto renovado.

Si aprendiste algo o tienes tus propios consejos de TextEdit, háganoslo saber en los comentarios para que podamos reunir todos los mejores datos para esta utilidad. Y mientras lo haces, también puedes informarnos si TextEdit es tu procesador de texto principal o si tienes una aplicación diferente que prefieres.

Advertisement
Did you find this post useful?
Want a weekly email summary?
Subscribe below and we’ll send you a weekly email summary of all new Computer Skills tutorials. Never miss out on learning about the next big thing.
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.